jueves, 13 de diciembre de 2007

Mentira

Esas manos debieron ser suyas, ese deseo también debió ser suyo.
Lo único que en verdad le pertenecía esa noche era su ausencia.